Cuando se habla de clonar la mayoría relaciona la palabra con una película de ciencia ficción. Y no es para menos con los experimentos genéticos modernos que han resultado con el nacimiento de la oveja Dolly (teniendo por “padres”) a científicos de la Universidad de Edimburgo en Escocia y que en 1996 observaron su nacimiento. Más de veinte años después y como ejemplo más reciente con la clonación de dos monos por científicos chinos, la historia se repite y se reafirma la relación entre clonación y ciencia ficción; Zhong Zhong y Hua Hua, son los primeros primates que nacen a partir del mismo procedimiento científico utilizado para la clonación de Dolly.

El cuerpo disecado de Dolly la oveja, en el Museo Nacional de Escocia.
Foto: wikimedia.org

La mayoría de personas ha concebido sus ideas acerca de la clonación a partir de información impactante y de acceso recurrente. Es decir, todas aquellas noticias que andan en boca de todos y con mayor revuelo son aquellas que hacen que su alcance e impresión tenga más notoriedad en las sociedades debido a su contenido polémico, aunque no necesariamente falso. El caso de Zhong Zhong y Hua Hua es el ejemplo más reciente y que se ajusta a cabalidad con lo anterior.

El tema de las clonaciones causa mucha polémica debido a la relación inconsciente que se atañe a la palabra. Muchas veces al hablar de clonación la primera idea que surge en cualquier interlocutor es la de “manipulación de la naturaleza”, “ciencia absurda” o incluso “robo” pero, ¿Alguna vez te has preguntado cuál es la opinión de la naturaleza al respecto? ¿Es la clonación un término específicamente artificial o científico y ajeno a procesos naturales?

SÍ, LA CLONACIÓN NATURAL EXISTE

Para entender la clonación natural es necesario entender el término Partenogénesis o la también llamada “Reproducción Virginal”. Este concepto se utiliza para definir la forma de reproducción donde no interviene la fecundación, dicho de otra manera, es la posibilidad natural de una hembra de reproducirse a sí misma sin la necesidad de células masculinas. Este tipo de reproducción asexual es más recurrente en insectos como hormigas y abejas.

La abeja, uno de los insectos más representativos de la partenogénesis.
Foto: pxhere.com

Regularmente la necesidad del ser humano por conocer su entorno lo ha llevado a conocer aspectos fascinantes sobre la naturaleza y es de ahí mismo donde se ha inspirado para desarrollarse y adaptarse a cualquier ecosistema sin problema. Gracias a la observación de su entorno el hombre ha podido encontrar los mecanismos para poder volar como las aves y nadar como los peces; la clonación artificial ha sido solo otro resultado de la acucia del hombre por entender la naturaleza.

¿Y LOS TIBURONES?

Aunque se hace referencia que comúnmente la partenogénesis es más recurrente en insectos, esto no implica que específicamente sea propia de ellos. La ciencia ha confirmado que hay distintas especies de animales hembra que tienen la habilidad de procrearse a sí mismas.

En el año 2008 científicos de la Universidad Stony Brook confirmaron el segundo caso de un nacimiento virginal en un tiburón. El tiburón de Puntas Negras (Carcharhinus limbatus) de nombre Tibdit sorprendió a propios y extraños del Acuario Virginia cuando posterior a su muerte y a partir de una necropsia, se confirmó que había estado embarazada a pesar de haber vivido en cautiverio sus 8 años. A partir de la misma necropsia se confirmó que ningún material masculino había producido el embarazo en Tibdit, por el contrario, se confirmó científicamente que en esencia el embarazo había sido un caso más de partenogénesis.

Tiburón de Puntas Negras (Carcharhinus limbatus)
Foto: wikimedia.org

Este fue el segundo caso documentado de partenogénesis en un tiburón ya que el año anterior, en 2007, un equipo de investigadores confirmó por primera vez en la historia la partenogénesis en un tiburón, un Tiburón Martillo. El inédito descubrimiento fue hecho en el Zoológico de Omaha, Nebraska en Estados Unidos a partir de pruebas de ADN idénticas a las utilizadas para las pruebas de paternidad en los seres humanos.

Tiburón Martillo, primer caso documentado de partenogénesis en tiburones.
Foto: Simon Rogerson

La naturaleza resulta ser el científico mejor preparado que existe. Al ser humano solo le toca conformarse y tratar de replicar lo que la naturaleza hace perfectamente.

 

Por Christian Zúñiga

Referencias

Briggs Helen BBC [En línea]. – 24 de 1 de 2018. – 1 de 2 de 2018. – http://www.bbc.com/news/health-42809445.

Bucklin Stephanie Livescience [En línea]. – 22 de 2 de 2017. – 1 de 2 de 2018. – https://www.livescience.com/57971-mammals-that-have-been-cloned.html.

EcuRed [En línea]. – 1 de 2 de 2018. – https://www.ecured.cu/Partenog%C3%A9nesis#Fuentes.

University Stony Brook Science Daily [En línea]. – 11 de 10 de 2008. – 1 de 2 de 2018. – https://www.sciencedaily.com/releases/2008/10/081010173054.htm.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Spain